viernes, 25 de noviembre de 2016

La gran manipulación de las emociones

Hoy se celebra el viernes negro, la nueva fiesta del consumismo, una de esas fechas que, en dos o tres años, parecerán tan imprescindibles como el día de la calabaza que ahora ¡invade hasta los colegios! Leo por casualidad que la denominación de este día se debe a la muerte de tres mujeres opositoras al régimen dominicano de Trujillo que fueron asesinadas en 1960. Hasta ahí parece lógico que se le denomine viernes negro. Lo que no me parece tan lógico es que se haya elegido esta fecha como día contra la violencia de género porque, para empezar, esta denominación me parece bastante injusta. El tipo que es violento, el que zurra a su mujer, no la pega por ser del género femenino sino porque es la persona más cercana sobre la que puede ejercer su superioridad física. Es probable que también se le vaya la mano con los niños, aunque tal vez no con la misma fuerza y frecuencia. Este tipo de sujetos, son violentos en todo momento lo que pasa es que no suelen ser tan idiotas como para dejar que se les note en entornos donde le conocen o donde puede haber otros que ejerzan contra él una violencia mayor. Este tipo de hombres que no se quieren a sí mismos ni se aceptan tal cual es, no soportan que les lleven la contraria o que les hagan sentir pequeños, tampoco toleran la felicidad ajena, por ello tienen la imperiosa necesidad de pisotear a los que tienen más cerca, porque sólo así se sienten importantes. No pegan a su mujer porque odien a las mujeres. Si así fuera pegarían a todas las mujeres de su familia y no es así. Pegan a su mujer porque necesitan desahogarse, porque así se liberan de sus frustraciones y se sienten menos pequeños. Pero los medios, los políticos, se empeñan en convertir esto en una guerra de sexos y no creo que sea así en absoluto. Esas tres mujeres dominicanas no murieron por ser mujeres. Murieron por oponerse a un régimen dictatorial como tantas otras personas en el mundo. Eso no es violencia machista. La mayoría de los hombres que matan en España a sus mujeres lo hacen porque están desesperados, y que conste que no lo justifico, pero no comparto las razones que se dan para este "fenómeno". Lo primero es que no hay tal fenómeno. Esos hombres no matan a sus mujeres por ser mujeres sino porque no saben controlar su rabia ni ven solución a sus problemas, ya sean estos de celos, económicos o del tipo que sean y la única salida que encuentran es la del homicidio. Muchos de esos hombres están en vías de separación o ya divorciados y ahí entra en juego el factor económico: pensiones muy elevadas, dificultades para ver a los hijos... muchos de estos hombres se ven abocados casi a la ruina y se ven en la calle de la noche a la mañana aunque sus mujeres trabajen. Después tienen que soportar que ellas rehagan su vida con otros hombres que pasan a vivir en su casa, con sus hijos y viviendo a costa de su dinero pues, al no haber un nuevo matrimonio, la mujer no pierde la pensión. Que sí, que en teoría es por los hijos pero si esa fuera la única razón, hay muchas formas de mantener a un hijo sin tener que dar dinero: puedes encargarte de comprarles la ropa o llevar tu mismo el carro de la compra pero siempre hay que apoquinar. No es de extrañar que algunos hombres, una inmensa minoría si tenemos en cuenta la tasa de divorcios, piensen que si matan a sus mujeres se les acaban los problemas. Pues, como digo, muchos pierden su casa y con su sueldo no les da para vivir de alquiler y comer así que vuelven con sus madres a los cincuenta. Realmente patético. De verdad es tan incomprensible que les de por ahí. Yo creo que no. Nadie tiene derecho a tomar la justicia por su mano y menos aún a sesgar una vida. Ni siquiera aunque toda la sociedad estuviera de acuerdo en que lo merece. Pero somos humanos y tenemos emociones y somos capaces de empatizar y de entender cosas que no son justas ni racionales y la violencia es una de esas cosas. Veamos algunos datos del Instituto Nacional de Estadística.

Nulidades, separaciones y divorcios - Año 2015
ValorVariación anual
Total de procesos de disolución101.357-4,3
Divorcios96.562-4,2
Duración media de los matrimonios116,22,7
Custodia compartida224,616,1
    • Valor: Número de años hasta la fecha de la sentencia. Variación anual: diferencia respecto al año anterior
    • Valor: Porcentaje sobre el total. Variación anual: diferencia respecto al año anterior


Así pues, tenemos que en 2015 se produjeron 101.357 disoluciones matrimoniales tras una media de 16 años casados y sólo en el 24,6% de los casos se concedió la custodia compartida. Lo que quiere decir que sólo uno de cada cuatro hombres divorciados o separados obtiene la custodia a medias con su ex mujer.
Vayamos ahora a la tabla que elaboró el diario El Mundo. Sólo el 5% de los hombres tiene la custodia única siendo las mujeres las que se quedan con los hijos en el 70% de los casos. Ahora viene el rollo de que los hombres no quieren quedarse con los hijos o no valen para ello como las mujeres y bla, bla, bla. Pues hay de todo como en botica. Es verdad que los casos no abundan pero yo conozco más de un viudo que ha criado sólo a sus hijos con la ayuda de las abuelas y los niños no se han muerto ni son discapacitados emocionales. Pero es mucho más cómodo decir que "el hombre no sabe criar a un hijo solo". Bien es cierto que tradicionalmente el hombre delega el rol de la crianza en la mujer pero eso no quiere decir que no sepan hacerlo si llega el caso y, desde luego, aunque no supieran cómo hacerlo, no quiere decir que no tengan interés en sus hijos ni en su bienestar. 

Sigamos con la violencia de género.

Violencia doméstica y violencia de género - Año 2015
Violencia de géneroViolencia doméstica
Victimas1,227.6247.229
Personas denunciadas1,327.5624.981
Personas condenadas3,424.2655.358
Personas absueltas3,46.7681.458
    • Se refiere a asuntos incoados en el año de referencia
    • En violencia de género solo se puede referir a mujeres. En violencia doméstica se puede referir tanto a hombres como a mujeres
    • En violencia de género solo se puede referir a hombres. En violencia doméstica se puede referir tanto a hombres como a mujeres
    • Se refiere a sentencias firmes en el año de referencia, que pueden haberse incoado ese mismo año o en anteriores
En el año 2014 murieron a manos de sus parejas o exparejas 54 mujeres, al igual que en 2013,  en el que también se produjeron 54 víctimas mortales.
Tan sólo 17 de las víctimas mortales (el 31,5% del total) habían denunciado a su agresor y únicamente 4 víctimas mortales (el 7,4% del total) tenían medidas de protección en vigor cuando se produjeron los hechos.
Según relación entre la víctima y el agresor, en 36 casos eran pareja (cónyuges, compañeros sentimentales o novios) y en 18 casos eran expareja o estaban en fase de ruptura. Los porcentajes de una y otra circunstancia representan, respectivamente, el 66,7% y 33,3%.
La víctima y el autor convivían en el momento del homicidio en 36 casos (el 66,7% del total) y no había convivencia entre ambos en 18 casos (33,3%).
Según grupo de edad, las víctimas mortales con 30 o menos años fueron 5 (lo que representa el 9,3% del total), las que tenían entre 31 y 64 años fueron 42 (el 77,8%) y las de 65 o más años fueron 7 (el 13%).
De las 54 víctimas mortales registradas durante 2014, 37 (el 68,5%) tenían nacionalidad española y 17 (el 31,5%) eran ciudadanas extranjeras.
La comunidad autónoma en la que se produjeron más víctimas mortales por violencia de género fue Cataluña con 12 casos. Andalucía aparece en segundo lugar (10 víctimas mortales en 2014). Las víctimas mortales de estas dos comunidades autónomas representan el 40,7% del total.

Este último texto también procede del INE (7.2 Víctimas mortales por violencia de género) y corresponde a 2014 porque no hay informe de 2015. Pero en 2015 murieron 57 mujeres. 27.624 denuncias y 57 muertas. Ya sé que en muchos casos las fallecidas no denuncian pero, claro, no se puede hacer una estadística si bien el Gobierno de España facilitó en 2013 una información en la que se decía que el 80% de las mujeres que sufren violencia no denuncia lo que quiere decir que habría, en realidad, 138.120 mujeres sufriendo el maltrato y de ellas murieron 57, éstas suponen el 0, 04% de las víctimas. No digo que no sea lamentable pero... ¿en serio esto es un problema nacional?
Sigamos con el INE a ver qué encontramos....
Cada persona tiene su propio motivo para el suicidio pero... 3.870 es casi 68 veces más que las 57 mujeres muertas por violencia "machista". ¿A nadie le interesa ver por qué se suicida la gente? Y son la causa principal de las muertes en el 40% de los casos de muertes externas de las personas entre los 10 y los 39 años. ¿De verdad no es importante saber por qué un niño, un adolescente, un joven o un treintañero deciden acabar con su vida? ¿Esto no merece una campaña estatal? ¿El sistema sanitario no tiene aqui nada que opinar ni en qué ayudar? En esta franja de edad, se incluyen personas que no tienen cargas económicas ni grandes responsabilidades a su cargo, ¿qué les hace perder las ganas de vivir?

Por no hablar de, por ejemplo, las negligencias médicas que en 2015 fueron de 806 personas. Pero, supongo, que es más importante hablar de 57 mujeres que murieron a manos de sus salvajes maridos que de los 806 pacientes que murieron en el sistema sanitario público y que, por lo tanto, nos pueden tocar a cualquiera y sobre lo que, dicho sea de paso, todos podemos y debemos opinar puesto que nosotros pagamos a esos médicos que no hacen bien su trabajo en ocasiones. ¿Alguien sabe por qué? Se trató de simple mala suerte, de la estadística y los riesgos propios de un trabajo en el que cualquier pequeño error cuesta una vida o se trata de médicos con conocimientos deficientes, de malos profesionales, pues no lo sabemos, porque a nadie le interesa celebrar el día contra las negligencias médicas...
Termino con una charla fantástica de Pilar Baselga con reflexiones sobre estos temas y otros muchos más...


Después de todo, me sigo preguntando algo. Mueren tres mujeres políticas en República Dominicana y 56 años después decimos que las mataron por ser mujeres y, para conmemorarlo, ¿las tiendas hacen grandes descuentos? Hoy en día ya no se respeta nada. Cualquier cosa es excusa para hacer negocio.